Inicio Afines   Inicio Horóscopos

Horóscopo Géminis

Géminis
El signo Géminis está gobernado por el planeta Mercurio y pertenece al elemento aire. Los signos de aire viven en el mundo abstracto de las ideas y de los pensamientos, los cuales son para ellos tan reales como cualquier objeto físico.

Sienten la necesidad de desprenderse de la experiencia directa y contemplar, evaluar y comprender su entorno por medio de sus facultades racionales para luego comunicar sus conclusiones a otros.

Destacas por tu mente ágil y tu afán por la comunicación. El contacto con otras personas es fundamental para ti, y te encanta expresarte con elocuencia y mantener una conversación interesante y viva. Te desenvuelves fácilmente entre el público, moviéndote con soltura, pasando de una cosa a otra, curioseando con la mayor habilidad.

Te gusta estar informado de los últimos acontecimientos y estar al hilo de la noticia. Los medios de comunicación son para ti como el agua para el pez, y podrías encontrar allí tu futuro profesional. Te resulta fácil absorber todo tipo de información y reflexionar sobre ella, aunque tiendes a la superficialidad, ya que apenas encuentras el tiempo suficiente para profundizar en algún tema específico.

Un buen consejo para un Géminis como tú: que te retires de vez en cuando y permitas a tu intelecto un descanso. Así podrás reponer fuerzas para evitar una sobrecarga o un cortocircuito mental. Debes aprender a distinguir entre informaciones y actividades útiles e inútiles. Tal vez una ocupación literaria ofrezca el equilibrio necesario para ordenar tus pensamientos.

Géminis

Como típico Géminis, eres bastante curioso, y siempre quieres estar informado de las últimas noticias y novedades. Si no has podido recibir una educación adecuada en tu juventud, intentarás durante toda tu vida llenar ese hueco.

Una vida monótona, carente de diversidad, te pone de mal humor y puede conducirte a un comportamiento casi agrio. Por lo tanto, es importante que siempre tengas algo en que ocupar tu mente de forma positiva, como por ejemplo reflexionar sobre tu papel en el universo y comprender que una crítica constructiva por parte de uno de tus muchos amigos no es un ataque personal, sino una ayuda en tu proceso de crecimiento individual.